top of page
Hojas de sombra

No estamos locas; Somos cíclicas




¿Alguna vez te has parado a pensar cómo funciona tu cuerpo? ¿Por qué hay días en los que te sientes mejor y otros peor independientemente de lo que te pase?


Es muy importante saber que eres cíclica para poder exprimir cada fase de tu menstruación y entender cómo te sientes tanto física como emocionalmente.


El ciclo menstrual dura 28 días en los que, se dividen en 4 fases; preovulatoria, ovulatoria, premenstrual y menstrual.


Cada una de ellas, dura 1 semana aproximadamente, dependiendo de cada mujer.

La clave, también está en saber qué hormonas libera tu cuerpo en cada fase. Unas te harán estar más activa, otras más susceptible y otras con la líbido por las nubes.

Estás conectada con tu sangre y por ello, debes conocer y adaptar tu cuerpo y tu mente a casa ciclo.


¡Vamos a conocer cada una de las fases!


Antes de ello, es importante que lleves un cierto “control” de tu ciclo menstrual, para así, poder detectar aquellas emociones que vas sintiendo a lo largo de cada fase.


Para ello, te invito a que tengas algún tipo de aplicación sobre tu ciclo para ir registrando pensamientos, emociones y sensaciones.


Tu cuerpo es un templo que debes mimar, cuidar y, sobre todo, escuchar y permitirte sentir cada una de las emociones que brotan por cada parte de él.

Debes entender tu cuerpo como un mensajero que no para de darte información sobre todo lo que te pasa y lo que te sucede.


Las personas, no somos lineales, por lo tanto, nuestras emociones tampoco y cada una de ellas, te está dando una información muy valiosa sobre qué estás sintiendo y qué debes hacer con ello. La regulación emocional, de la misma manera que una buena autoestima, es vital.



Fase de la Bruja (Menstrual)

Esta fase se da en el momento del sangrado. En la fase menstrual. Aunque a veces, puede iniciarse unos días antes.

Si estás en esta fase, obsérvate. Es un momento de parar. De introspección. De entender(te). Tu energía en estos momentos está muy bajita. Puede que sientas melancolía o tristeza. Es esa fase de mantita y sofá.


Aprovéchalo para mirar hacia tu interior. Tu cuerpo pide soledad e intimidad.

Sentirás tu tripa hinchada al igual que tus pechos y necesitas mucho más descanso del habitual.


A nivel mental, todo va mucho más despacio y tu sensibilidad a flor de piel. Además, sientes mucha más empatía hacia ti y hacia los demás.

¿Qué pasa a nivel sexual? El cuello del útero, en esa fase está mucho más bajo y tu líbido quizás más alto. Pero en un sentido mucho más emocional, y tu cuerpo pide expresar amor.

Es momento de escribir, dejar fluir tu creatividad más profunda. Escúcha(te) y siénte(te).


Fase de la Virgen (Preovulación)

Esta fase se da en la preovulación. En esta fase, (en principio) estás mucho menos fértil.

Cuando ya has liberado todo lo que hay en tu interior. Empiezas de cero.

Tu cuerpo empieza a sentir más vitalidad y energía. Es un momento de conectar con tu juventud.

En esta etapa quieres volver a sociabilizar, a conocer, a liberarte. Estás en un momento de coqueteo.


Te sientes más individualista e independiente. Es una fase de autosuficiencia.

Estás en un momento mucho más analítico y tu mente va a mil por hora. Te sientes capaz de derribar cualquier muro, de construir proyectos nuevos y puedes con todo.

Tienes toda la energía y vitalidad del mundo en tus manos.

A nivel sexual, estás un poco más desconectada y buscas tu propio placer de manera más autónoma y piensas mucho más en tus prioridades.


Fase de la Madre (Ovulación)

Esta fase se da en el momento de la ovulación. Aquí, tu cuerpo te pide ser fecundado.

En este momento, necesitas dar mucho más amor a todo el mundo y cuidar a los tuyos. Seguramente, sentirás buenas vibraciones hacia (casi) todo el mundo, incluso hacia esa persona que, en otros momentos ni soportas.

Tu autoestima, en esta fase está por todo lo alto, ya que te sientes segura y llena de vitalidad y fuerza interior.


Puedes aprovechar estos días para hacer aquello que siempre pospones, tu cuerpo te lo va a pedir.


A nivel mental estás mucho más activa y llena de energía.

En el plano sexual, esa energía fluye por cada parte de tu cuerpo y estás más abierta a la exploración sensorial. Estás en un momento de satisfacción personal.


Florece tu espíritu más maternal con tu pareja o aquellos a los que quieres.

Todo aquello que reflexionaste en la anterior fase, ahora empieza a tener sentido y, además, le estás dando forma en este momento.


Fase de la Hechicera (Premenstrual)

Esta fase se inicia en la etapa premenstrual. Es aquel momento de sinceridad absoluta contigo misma.

Tu energía está totalmente conectada con tu interior, no buscas esas soledad como en la fase de la Bruja, pero sí que necesitas tu espacio.

Aquella persona que, en la anterior fase creías que incluso, podría caerte bien, ahora ya no tanto.


Toda la activación que sentías anteriormente, se va desvaneciendo de manera gradual. Y tienes cambios repentinos de humor.

A nivel emocional, la rabia, frustración y enfado pueden estar muy presentes en esta fase. Puede que, incluso, tu diálogo interno sea un tanto destructivo y (casi) nada constructivo.

Físicamente, puedes sentir mucho cansancio y, de manera indirecta, conlleva a trasladarse al plano sexual.

Si no gestionas bien esta fase, puedes sentir mucha agresividad en tu interior y llegar a ser sincericida. Sale la Femme Fatale que llevas dentro. Tu sensualidad, se traduce en madurez y ya no está en esa etapa de juventud.


En momento de seguir tu instinto y de genera actividades dirigidas hacia la meditación y relajación.


Es una etapa de crear y destruir. De liberar toda esa fuerza interior.

Puede resultar la “peor” etapa, pero es muy útil para conocerte y establecer tus límites. También reforzarás vínculos importantes.


Y tú ¿Te sientes identificada con las fases menstruales?


122 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commenti


bottom of page