¿Qué sombrero me voy a poner?

Actualizado: 25 de ago de 2019

"Generalmente, los únicos que están satisfechos con su capacidad de pensamiento son aquellos pobres pensadores que creen que el objetivo de pensar es probar que tienen razón, para su propia satisfacción."

Edward Bono


Creas en el destino, o no, la vida nos lleva a tomar decisiones y a escoger o elegir entre un camino u otro.


¿Un café o un zumo? ¿Coche o transporte público? ¿Falda o pantalón? Algunas son de índole más cotidiano y ordinario pero existen otras que tienen un peso mucho más significativo y, a veces, nos marcan un antes y un después en nuestra vida.


¿Cambio de trabajo o me quedo dónde estoy? ¿Sigo con la vida que llevo o hago un cambio?


Cuando nos adentramos en un proceso de toma de decisiones empezamos a sopesar diferentes opciones, ventajas, inconvenientes… comenzamos a introducirnos en un sinfín de posibilidades existentes que pueden o no pasar en relación a esa decisión.


Basándome en un conocido método llamado – Seis sombreros para pensar – de Edward Bono, quiero mostraros un pequeño resumen de cómo se produce todo este proceso de pensamientos de una manera muy sencilla, sistemática y bastante original a través de los distintos sombreros.


Se trata de una metodología que intenta ver el proceso de nuestra mente cuando queremos tomar una decisión desde otros puntos de vista y enfoques. Es decir, paso por paso, ir atendiendo las diferentes posibilidades que puede haber bajo cada sombrero. De esta manera, facilitamos crear un cambio de pensamiento y, por ende, de actitud que nos ayuda a ver todas las perspectivas posibles y activando el pensamiento lateral.


Si estás buscando una técnica de entrenamiento de tu cerebro para pensar mejor ¡Sigue leyendo!


Según Bono, existen seis maneras o direcciones de pensamientos – los seis sombreros de cada color–. Cuando aparece una situación o una problemática en la que debemos actuar, como os decía, debemos tomar una decisión.


Con esta técnica, cada sombrero representa una perspectiva o un enfoque desde el que tomar una determinación. Se trata de irnos poniendo sombrero tras sombrero hasta llegar a la decisión que, después de ver todos los distintos ángulos, seguro lo haremos desde la consciencia, capacidad y con la seguridad necesaria.


  • PONTE EL SOMBRERO BLANCO

Gracias a él, podemos ver la situación desde un ángulo objetivo y neutro. Cuando tengamos este sombrero puesto, debemos analizar de manera exhaustiva todos los factores y todos los datos que tengamos a nuestro alcance. Es decir, se trata de poner sobre la mesa todo aquello que tenemos la certeza absoluta y seguro. Por ejemplo, si quiero cambiar de trabajo, sopesar el dinero ahorrado, el tiempo que tengo de búsqueda, el currículum preparado…entre todos los factores posibles controlables. Se trata de un sombrero que busca tomar distancia y objetividad.


  • PONTE EL SOMBRERO ROJO

Cuando pensamos en este color, nos viene inconscientemente todo aquello pasional, aquello que se observa desde el corazón y la parte más emocional. Con este sombrero, debemos decir en voz alta qué es lo que nos dice la intuición, aquello que te pide el cuerpo. Se trata de pensar en lo que realmente te apetece y te nace de tu interior conectándote con las emociones.


  • PONTE EL SOMBRERO NEGRO

Este sombrero va directamente asociado a aquello lógico-negativo. Es decir, con él debemos observar y poner encima de la mesa aquello que puede salir mal. Todas aquellas “catástrofes” imaginarias por las que puedes llegar a pasar. Con este sombrero, conectamos con nuestra parte más –realista- y debemos ser conscientes de las adversidades que se nos pueden presentar y nos ayuda a conectar con las experiencias previas que hemos sufrido para aprender de ellas y no caer en los mismos errores. Gracias a este sombrero activaremos el juicio y la cautela para anticiparnos.

  • PONTE EL SOMBRERO AMARILLO

A este sombrero se le asocia la parte lógica-positiva. Tal y como hemos visto con el sombrero negro, en este caso, debemos ver todo aquello que puede salir bien. Gracias a este sombrero, tenemos una visión y un enfoque positivo que nos ayuda a visualizar el reto y la solución de una manera más beneficiosa y constructiva siempre y cuando, se observe desde un punto de vista realista.


  • PONTE EL SOMBRERO VERDE

Una vez tengamos este sombrero puesto, estaremos en contacto directo con la creatividad y la originalidad. Se activa nuestro pensamiento lateral dejándolo en libertad para que puedan surgir las ideas más originales que tengamos. ¡Vamos a jugar con nuevas propuestas e ideas innovadoras! Cuando lleves este sombrero, simplemente déjate llevar y suelta tu imaginación.

  • PONTE EL SOMBRERO AZUL

Con el sombrero azul, debemos conectar con la calma y la tranquilidad. Es decir, saber gestionar y controlar, dentro de nuestros márgenes, la situación.

Este sombrero debes ponértelo al principio y al final. La primera vez que lo uses, debe ser para saber en qué orden vas a ponerte los demás sombreros y decidir la dinámica que vas a usar. Se trata de un sombrero que maneja el pensamiento estructurado y va paso a paso hasta llegar al final de la solución-decisión. Gracias a él, podremos sopesar tanto en el inicio como en el final las diferentes alternativas que existen y nos hará poner los pies sobre la tierra.



Gracias a este método podrás analizar los pensamientos y la resolución de problemas desde las diferentes perspectivas poniéndote cada uno de los sombreros y, te aseguro, que cuando hayas realizado todo este proceso, tu decisión será la más acertada y original.


¿Qué te han parecido los distintos sombreros? ¿Eres propenso o propensa a usar un único sombrero en tu toma de decisiones? ¿Tienes alguno preferido a la hora de analizar las posibilidades?


154 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • YouTube
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Gris Icono de Instagram

lapsiquedecoranti@hotmail.com

lapsiquedecoranti

Calle Castillejos 326,

08025Barcelona

C-27887

Copyrigth © La Psique de Coranti || Irene Gutiérrez Coranti