top of page
Hojas de sombra

Me quiero, no me quiero, me quiero…



Cuando piensas en ti ¿Dónde pones el foco? Es decir, cuando hablas o piensas en cómo y quién eres, puedes hacerlo desde dos enfoques: aquello que te gusta de ti o, por el contrario, aquello que no te gusta. Muchas de las veces, suele ocurrirnos que nos hablamos o pensamos a través de un diálogo interno negativo y nos vienen a la cabeza pensamientos en bucle que solamente tienen una función y no muy productiva: hacernos daño.


Estás veinticuatro horas y siete días a la semana contigo y tus pensamientos. Si estos pensamientos y diálogo interno son negativos, tóxicos y limitantes, lo único que consigues es afectar y crear malestar en tu vida.


Creencias Limitantes


Para ello, debemos tener muy en cuenta y conocer cuáles son nuestras –creencias limitantes- que van surgiendo desde la infancia hasta la persona que te has convertido hoy en día. Estas creencias pueden haber sido tanto inculcadas por ti como por tu familia, colegio, amigos, entorno…y sin hacer ningún tipo de filtro, compramos estas creencias y nos quedamos con ella haciéndolas –tu verdad más absoluta-. El trabajo más difícil no es detectar cuáles son tus creencias limitadoras, sino el poder romper definitivamente con ellas. Se trata de un proceso largo, a veces complicado en el que se requiere muchísima energía, tiempo y sobre todo perseverancia.


Por ejemplo, si llevas toda la vida diciendo “soy inútil, siempre me tiene que pasar a mí” “no voy a conseguir lo que me propongo” “…” u otras creencias de este estilo, se trata de años y años creyéndote estas frases pero tu trabajo ahora será empezar a romper estas creencias que únicamente te frenan y te limitan para así alcanzar un gran nivel de crecimiento personal.


“Si empiezas a creer en ti, harás todo lo posible para demostrarte que tienes razón.”

De la misma manera que decirte y hablarte a través de estas creencias negativas simplemente lo que haces es alimentar ese malestar interno, por llamarlo de alguna manera, está en tus manos cambiarlas por otras creencias positivas hacia ti. De este modo, conseguirás darles más valor y empezarán a tener un papel importante en tu vida y hará que empieces a actuar en base a ellas.


PENSAMIENTOS


Te invito a empezar a romper estas creencias. ¿Cómo? ¡Vamos a ello!


Identifica todos los pensamientos que tengas sobre ti que sean negativos o aquellas críticas destructivas que te surjan y que consideres que están dañando tu capacidad, tu autoestima y sobre todo, tu amor propio. Ves anotándolos en una lista sin pensar mucho en ellos. Una vez los tengas todos, en cuanto hayas terminado, al final o mediados de mes reflexiona sobre la cantidad y el tiempo que le dedicas a estos pensamientos negativos, de qué manera te afectan y de qué manera no te permiten avanzar.


Una vez hayas pensado en todo ello, ves tachándolos con un bolígrafo o rotulador oscuro. Cuando lo estés tachando mira de qué manera lo haces, como sostienes tú el poder y que únicamente tú eres quien puedes tacharlos con determinación, fuerza y sobre todo, convicción.


¿Has conectado con este poder que es solamente tuyo?


Pues ahora, te invito a que hagas una nueva lista de pensamientos bonitos, que te hagan sentir esa fuerza y hechos desde el amor. Si te animas, también puedes enganchar un dibujo o alguna imagen que represente el poder que tienes ahora. Para acabar de fijar y tomar conciencia de todos estos pensamientos dichos desde el amor propio, cada noche antes de irte a dormir repasa esta nueva lista y quédate con ellos.


¿Te animas?


163 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page