Ser, estar, hacer

Actualizado: 3 de may de 2019

"Estamos hechos de mil otros, la ilusión es el "yo" que pretende ser solo uno"

Jean-Bertrand Pontalis




¿Eres, estás o haces? Es una pregunta un poco extraña ¿no? ¿Eres, qué? ¿Estás, cómo? ¿Qué haces qué y cómo?

Cada vez más, en el mundo en el que estamos viviendo, solemos poner el modo automático, se trata de una máscara, un traje, una mochila que llevamos siempre encima y la encendemos mucho más de lo que deberíamos.

¿Nunca te ha pasado de ir al trabajo y al llegar no sabes ni cómo has llegado, o por dónde has ido exactamente? ¿Cuántas veces miras el móvil para saber qué hora es y cuando ya lo has guardado no sabes qué hora es? ¿Has leído alguna vez una página y al pasarla, no sabrías decir qué has leído? Cuándo miras las fotos de Instagram, Facebook o cualquier otra red social, ¿Sabrías decirme realmente qué mirabas o sólo ibas de foto en foto sin ninguna finalidad? Cuando te diriges a algún sitio ¿Sabrías decirme qué había por el camino, algo que te haya llamado la atención?


Todas estas situaciones, son maneras de ir con el piloto automático encendido. Es aquí donde desconectas totalmente de ti y aparece el dualismo entre el ser-hacer.


Como en algún otro artículo ya he comentado, estamos en una sociedad en el que todo va deprisa, rápido, en el que no hay lugar para perder el tiempo para reflexionar, un espacio para ti en el que pensar qué quieres, qué te gustaría y cuáles son tus necesidades. De esta manera, únicamente nos centramos en el “tengo que hacer…” Por tanto, nuestra identidad y nuestro ser se basan en aquello que hacemos. Es aquí donde puede aparecer el conflicto.


Bien es cierto que nuestro aprendizaje desde que empezamos a tener uso de razón, se basa en el hacer y no en el ser, por tanto, se trata de un modo de vida que tenemos muy arraigado pero que no es imposible romper con ello.


- Si te esfuerzas y estudias (haces) conseguirás sacar buenas notas


Basamos las consecuencias y los resultados, por ejemplo, en este caso del esfuerzo, en aquello que hacemos en vez de lo que somos y también es una manera de basarlo todo en merecer o no algo. Prueba a cambiar el orden, ya que, en este caso sí que altera el producto. Es decir, siguiendo con el ejemplo, si sacas buenas notas es porqué eres una persona constante.


Todos llevamos un niño dentro, del cual os hablaré en otro post sobre él. Pero, vale a decir que, muchas de estas creencias como la que os he mencionado, basada en el hacer, marcará las decisiones que tomes de adulto o adulta. Es decir, vas a buscar reconocimiento en base a aquello que haces, a tus acciones. De esta manera, vives en el –hacer- y no en el ser. Un ejemplo en la vida de adulto sería:


- Voy a hacer dieta y adelgazar, porqué así me veré mejor.


Seguramente, te verás mejor y eso puede ser totalmente cierto pero si te basas sólo en el –hacer- siempre habrá algo más que puedas hacer, por tanto, puedes llegar a meterte en un bucle del que no hay salida porqué entras en la creencia de “siempre puedo hacer más”.


Entonces ¿Puedo vivir desde el ser y estar?


La respuesta es que sí. Es más, te invito a que vivas desde el ser y el estar aparcando siempre que puedas el hacer. Para ello, debes dedicarte un día, una tarde o una mañana (lo que necesites) únicamente contigo y mantener la escucha interna muy alerta, escucha tu cuerpo, tus pensamientos y tus emociones. ¿Qué te están diciendo? ¿Quién quieres ser? ¿Dónde quieres estar?


Siguiendo con el ejemplo anterior; Adelgazar. Si lo enfocas desde el –hacer- quizás harás dieta durante una semana, dos…depende también de tu fuerza de voluntad y motivación pero simplemente lo harás en los horarios de comida y realmente tu objetivo es sentirte bien ¿no? Pues yo te invito a que lo enfoques desde el –ser- y de esta manera, te apetece comer saludable porqué quieres sentirte bien, porqué quieres disfrutar de la comida sana y ya sólo eso hace sentirte bien. Se una persona sana y saludable simplemente porqué te apetece, porqué tú has elegido que esa sea tú necesidad y no porque lo debas hacer.



Tú, ¿Desde dónde vives? ¿Desde el ser o desde el hacer? Y cuándo estás en el ser, ¿estás presente?


Estar y vivir desde el –ser- te hará conectar con tus necesidades, con tus deseos y con aquello que realmente quieres. Por tanto, todo aquello que hagas, será desde la coherencia con lo que deseas y la acción vendrá sola. De esta manera, es obvio que siempre acabaremos haciendo pero de una manera consciente y siempre conectando con aquello que queremos y no con aquello que debemos.


Si eres positivo haces cosas positivas y estarás en un estado de positividad.


Por tanto, la consecuencia acaba siendo el –estar- y no el –hacer-. Te invito a que te empieces a permitir escucharte y desconecta siempre que puedas tu piloto automático.


Y tú ¿Eres o simplemente Haces? ¿Dónde quieres Estar? ¿Quién quieres Ser?




112 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • YouTube
  • LinkedIn - Gris Círculo
  • Instagram - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo
  • Gris Icono de Instagram

lapsiquedecoranti@hotmail.com

lapsiquedecoranti

Calle Castillejos 326,

08025Barcelona

C-27887

Copyrigth © La Psique de Coranti || Irene Gutiérrez Coranti